Las Runas historia y significado

Las runas historia y significado, desde los tiempos más remotos el hombre, en el momento en que se relacionaba con sus semejantes, siempre ha buscado y tratado de hacerse intender, expresarse con ellos de manera que pudieran entrar en contacto y procurar una relación para dar origen a lo que luego se conoció como comunidad social dentro de la cual avanzó, se desarrolló y lo hizo crecer y transformarse en lo que es hoy día. La comunicación oral fue la primera forma de acercamiento, en un principio con llamadas sin sentido aparente pero que con el paso del tiempo se volvieron cada vez más exactas y relevantes, donde el enlace entre sonido y objeto hizo posible establecer las bases para una conversación sensata y con su significado intrínseco; a partir de aquí todo mejoró y se amplió, asegurando a los individuos las condiciones para poder ampliar conocimientos, exponer pensamientos y observaciones, y también poder intercambiar simples informaciones cotidianas. Es por eso muy obvio que haya sido una exigencia básica atestiguar y testimoniar lo que se fue adquiriendo con el tiempo, fijarlo y retenerlo para garantizar la posibilidad en un futuro de documentar todo lo que se había construido y realizado.

RUNAS ONLINE SHOPsacchetto collezione rune divinazione

Lettura in italiano
La escritura fue por eso fundamental en la historia de cada pueblo a la vez que el lenguaje: la forma más antigua data incluso al IV milenio a. C., encontrada en Mesopotamia, elaborada y usada como cómputo. La numeración era básica en la vida de los hombres de aquellos tiempos: era necesaria para calcular el tiempo de la siembra y de la recogida de la cosecha, todas operaciones ligadas estrictamente a los ciclos planetarios y punto central de la actividad agrícola, así como muy necesario era para las ceremonias y los rituales religiosos de ofrendas a los dioses. De aquí, el paso a unos caracteres que también tuvieran valor fonéticos y pudieran ser redactados y entendidos por todos fue muy breve: por cada signo gráfico, grafema, se conjugó un sonido, fonema, con características peculiares por cada idioma.
En el 2000 a. C., se pudo encontrar la primera verdadera escritura, formada en Egipto: desde una primera reproducción unicamente numérica, se pasó a una evolución escrita del lenguaje con letras y otros signos ligados a ellos. Fue un verdadero e importante cambio para la humanidad: la ampliación de la escritura revolucionó de forma radical la vida y las costumbres de los hombres que en el transcurso del tiempo supieron profundizar sus nociones y consolidar las relaciones entre formas verbales ya existentes y con documentos escritos. Cada área desarrolló su propia grafía y estilo, y en todo el mundo nacieron y se desarrollaron lugares en los cuales los eruditos y los hombres cultivados buscaron e hicieron progresar el arte de la escritura.
En el área del norte de Europa, para nosotros más cercana, en el mismo periodo en el cual en el centro de Egipto se empezaban a mover los primeros pasos en este sentido, se desarrollaba la misma tendencia: inspirado en las antiguas y arcaicas escrituras itálicas tomó forma el alfabeto rúnico. Ligado al área de toda la región alemana, se movió luego más al norte, alcanzando a todo el territorio escandinavo, donde se mantuvo, sobretodo en Suecia, hasta los tiempos modernos. Para los Vikingos, los antiguos habitantes de estas zonas, era un alfabeto sagrado y divino, que se utilizaba en ocasiones especiales como en la decoración y embellecimiento de las naves, de las espadas y en todo lo que estaba ligado a los intercambios comerciales como defensa y protección de cualquier tipo de adversidad.

runas celticos

Los hechos verdaderos que tratan sobre esta antigua forma de adivinación no son muchos: es difícil conocer tanto la fecha como la localización exacta de su nacimiento en el continente, pero sabemos que estos signos eran conocidos e usados en Suecia incluso durante el la Edad del Bronce, en 1300 a.C., utilizados como alfabeto escrito para redactar documentos legales y para escribir poemas y poesías ligadas a la divinidad del sol. Se sabe, además, que su ultima utilización data al Medio Evo, cuando todavía estaban en uso entre las poblaciones de Islandia.
Antes que los pueblos Germanos tuviera cualquier forma de escritura, los signos usados para comunicar eran aquellos ya conocidos y usados por las poblaciones escandinavas: estos primeros escritos tomaron el nombre de RUNAS, del gótico Runa “cosa secreta, misterio”. Muy pronto se utilizan estos símbolos tanto para predicciones e invocaciones como para funciones ceremoniales, hecho que hizo crecer su desarrollo y su importancia hasta tal punto que empezaron a ser grabadas en copas, amuletos usados en los rituales, en armas para la batalla de los guerreros y en las proas de las naves vikingas.
Muchas fueron las hazañas elevadas en honor y memoria a los difuntos donde las runas grabadas contaban muchas veces las acciones y los actos valientes llevados a cabo, y también deseaban y aspiraban a atraer favores, refugio y apoyo en el camino hacia el más allá de la persona difunta. Dieron honores, riquezas y grandes reconocimientos a quienes sabían interpretar su significado cada vez que eso se hiciera necesario.
Los llamados Maestros de las Runas vikingos y teutónicos, la mayoría mujeres, de hecho venían agasajados, celebrados y honrados, bienvenidos y temidos a la vez: estos chamanes se volvieron figuras familiares y habituales en el interior del circulo tribal, siempre llevaban consigo una bolsita de la cual extraían pequeñas piedras irregulares grabadas por un lado con runas y después que el jefe del clan hubiese realizado su propia consulta, ellos extraían de la bolsa las piedras y leían e interpretaban los símbolos de las que habían caído con la cara hacia arriba.
Esta forma de adivinación se utilizaba sobre todo en ocasión de batallas inminentes, cuando los propios guerreros se hacían grabar sus armas con con signos propiciatorios para la victoria: por ese motivo, entre todos los significados atribuidos a los distintos signos rúnicos llegados a nuestras manos, el más popular es “liberar al guerrero del espíritu”.

Berkana

Gracias al testimonio del historiador romano Tácito, podemos afirmar que estos símbolos y su forma de lectura e interpretación se hicieron conocidos en todo el continente europeo a partir del primer siglo después de Cristo.
En aquel tiempo las Runas acompañaban a los guerreros, a los comerciantes y a los religiosos, y después de su expansión, se aumentó su fama y el conocimiento ligado a ellas. Nació entonces el deseo de crear un alfabeto único, reconocido por todos, y por eso se creó el llamado “Alfabeto Futhark” compuesto por 24 runas divididas en tres grupos de 8 letras cada uno (según la tradición 8 y 3 son números con poderes y potenciales especiales), cada grupo llamado según una de las principales divinidad Sueca:

– FREYR | que incluye Fehu, Uruz, Thorisaz, Ansuz, Raido, Kano, Ghebo, Wunjo.
– HAGAL | que incluye Hagalaz, Nauthiz, Isa, Jera, Eihwaz, Perth, Algiz, Sowulo.
– TYR | que incluye Teiwaz, Berkana, Ehwaz, Mannaz, Laguz, Inguz, Othila, Dagaz.

Este alfabeto, en la cultura vikinga de Suecia, pasó después a 16 caracteres, manteniendo esta característica hasta alrededor del siglo VII, cuando se extinguió por la introducción de la lengua latina y de su alfabeto. Luego los Anglosajones cambiaron el número de las letras a 33, introduciendo además la Runa Mística, representación de lo desconocido, general y divino, en la cual no se graba ningún signo.
Las runas le deben su forma cuadrada al hecho de que, siendo grabadas sobre piedras y rocas, este material no se prestaba a darles formas curvilínea y suave, por su dureza y consistencia.
El lema que acompaña la lectura de las runas es el mismo que el del Oráculo de Delfi: “Conócete a ti mismo”. La lectura de las Runas, hoy día, representa una guía, un recurso: nos pone en contacto con la parte inconsciente de nuestro Ser que conoce todo sobre nosotros y que sabe lo que es mejor en cada instante de nuestra vida.
Las runas nos permiten superar las restricciones de la razón, liberando nuestra energía interna y dejando salir nuestra sabiduría que el inconsciente tiene encerrada. Por eso, cada vez que gracias a ellas nos ponemos en contacto con nuestro Ser, notamos esa fuerza que nos habla desde dentro.
Las Runas y su lectura nos ofrecen una guía hacia el conocimiento de nuestro Yo interno para profundizar lo que más intimo nos pertenece. Las runas no adivinan el futuro, pero dirigen nuestra atención hacia las capacidades que cada uno tenemos, y nos indican como utilizarlas mejor, según el momento en el que estamos viviendo. Son un puente hacia nuestra parte más instintiva e irracional, un espejo a través del cual logramos llegar a ver nuestra psique.

protection bind rune celtica algiz sowulo

Tag: , , , , ,