El Atrapasueños (Dreamcatcher)

Aquí puede encontrar todos los productos Dreamcatcher sobre Ethnos

leer en italiano
En la tradición común de muchas tribu que poblaron Norteamérica, encontramos el objeto simbólico más original: el Atrapa-sueños, el Dreamcatcher, nacido por la creencia de los indios Ojibwe – también llamados Chippawa-, Lakota y Cheyenne, y extendido después entre todos los demás grupos.

Aparentemente, el Atrapa-sueños es un artefacto muy sencillo y singular, realizado con una ramita de madera de sauce, y por eso muy elástico, cerrado en forma de circulo – representación del universo- con una red en el interior formada por fibras vegetales y también tendones de animales y enriquecida después, según la persona que lo vaya a utilizar, con pequeños objetos personales, como perlitas y elementos naturales, que tienen la función de aumentar el fuerte valor simbólico, afectivo y sagrado de este eficaz y poderoso talismán.
Muchas son las leyendas ligadas al Dreamcatcher, y y cada tribu tiene su propia versión de la historia. Para los Cheyenne fue la madre de Nube Fresca, Último Suspiro de la Noche, a crear el Atrapa sueños para ayudar a su pequeña a no tener visiones oscuras durante sus sueños, pesadillas que la dejaban atemorizada y asustada: esta red mágica tendría la capacidad de atrapar, reconociéndolos, los sueños bonitos, aquellos que favorecieran el crecimiento de su niña, y echando fuera los que eran ilusorios y falsos.
Ultimo Suspiro de la Noche construyó tantos Atrapa sueños como niños había en el pueblo y los colocó cada uno sobre las cunas para protección; los niños, al crecer, añadían a su talismán todos los objetos para ellos más queridos para que el Dreamcatcher aumentara el poder mágico sobre ellos. Por eso, cada adulto de la tribu tiene el suyo propio, que lleva consigo desde la infancia y es parte de su existencia y esencia de hombre, amuleto sagrado surtidor de valor y sabiduría.
atrapasueñosLa espiritualidad Lakota cuenta el origen del Atrapa sueños atribuyéndola a la visión de un antiguo jefe. El cual, llegado a la cima de una montaña para meditar, encontró en su sueño Iktomi, divinidad multiforme que a menudo se manifiesta con forma de araña, guía espiritual y maestro de sabiduría. Hablando al viejo jefe en una lengua mágica, cogió el pequeño objeto que el hombre tenía en la mano, un circulo de sauce enriquecido con plumas, perlitas y objetos vocativos suyos, y, empezando a tejer en el interior, enseñó al anciano hablándole de las fases de la vida, desde que uno es niño y pasa primero a la edad adulta y luego a la vejez, momento en el cual se necesita la fuerza vital de los pequeños, cerrando así el circulo vital. Sin parar de tejer Iktomi explicó que los muchos acontecimientos en la existencia de una persona pueden ser de naturaleza distinta y opuesta: si se siguen las influencias positivas, el sentido y la conducta de la propia vida harán que la misma sea constructiva y ricas de bienes, al contrario la misma puede llegar a ser negativa y cargada de dificultades, alejándose de su verdadera naturaleza y obstaculizando la posibilidad de vivir en armonía con el universo. Y siempre tejiendo, la araña explicó al anciano jefe que aquel simple objeto, un circulo de sauce con dentro una telaraña tejida por él y con un agujero en el centro, podía ayudar a las personas a realizar sus propios deseos y aspiraciones, disfrutando los sueños y las visiones que cada uno tiene: encomendándose al Gran Espíritu, la tela tejida fijaría las buenas intenciones, dejando caer las malas por el agujero.
El jefe, bajando de la montaña, contó y difundió este sueño entre su pueblo, que desde entonces empezó a realizar los Dreamcatcher, encomendando a estos su propio destino.
También para los Ojibwe la tradición dicta una historia similar: una anciana mujer llevaba días admirando el trabajo tan meticuloso de una pequeña araña tejiendo con pericia y constancia una telaraña. Cuando llegó su joven nieto e intentó aplastar la araña para que no molestase a su abuela, ella lo paró, librando de la muerte a la pequeña araña. Este, agradecido por su acción, le prometió un regalo especial: la noche siguiente le hizo llegar un Atrapasueños, explicándole que solamente los buenos sueños podían atravesar el agüero central y volar hasta el cielo para ser cumplidos por el Gran Espíritu y por los cuales seremos recordados, mientras que los malos se quedarían atrapados en la telaraña, y así no podrán tener influencia sobre la propia vida.
El Atrapasueños es uno de los elementos irreemplazable y precioso en la cultura de los Nativos Americanos: representa el ciclo de la vida y del universo, considerado también símbolo de unión entre las distintas tribus indias.

SÍMBOLOS  RELACIONADOS

anillo en plata con águila
Águila y
la Pluma de Águila
kokopelli
Kokopelli

 

Tag: , , ,